INFANTIL

Enfocamos el aprendizaje en esta etapa tan importante de la vida de una manera global. El mundo le llega al niño en su conjunto y no por partes, por lo que la enseñanza también atiende a este principio de globalidad, donde los contenidos están siempre interrelacionados.  

Los niños y niñas aprenden haciendo. Partimos de un aprendizaje activo donde se permiten las preguntas, donde los errores forman parte del proceso como algo que nos enseña, que nos aporta. Los alumnos encuentran las respuestas investigando y descubriendo.

Creemos en las Propuestas de aprendizaje, donde no existen metodologías únicas. Cada día tendremos un momento para una actividad, esta puede ser la preparación de un espacio y material especialmente elegido y diseñado para la adquisición de las competencias, también pueden ser los llamamos Proyectos de vida cotidiana, que son aquellos que salen de las inquietudes e intereses de los niños.  

La vida cotidiana es nuestro gran eje vertebrador. Los niños y niñas aprenden en cada momento del día, por lo que los instantes de juego, la hora de la comida, el descanso, son situaciones que un adulto atento acompaña y aprovecha para el aprendizaje transmitiendo la idea de que aprender sirve para algo. Contar los compañeros que han venido a clase, los que no, hacer la lista de la compra… son actividades cotidianas que permiten integrar el conocimiento.

Los encuentros de grupo son momentos imprescindibles en nuestra forma de entender la enseñanza.  Nos sentamos para contarnos cómo estamos, para dar un lugar a la palabra y que esta nos lleve donde ellos quieran ir, a un proyecto, a una emoción, a un cuento… El maestro escucha y atento “tira del hilo”, del hilo del aprendizaje.

El espacio es un gran aliado en nuestro Colegio. El aula está organizada en “Ambientes de aprendizaje” ligados con los bloques de contenidos del Currículum de Educación infantil. Con materiales de elaboración propia, muchos de ellos no estructurados, que permitirán el aprendizaje autónomo desde la mirada siempre atenta de un adulto.  

La alimentación sigue formando parte del proceso de enseñanza y aprendizaje, y por eso los docentes también les acompañaremos en el momento de la comida, porque lo vemos una gran oportunidad para la relación, para el aprendizaje, para el desarrollo de buenos hábitos para la salud y el bienestar.  

Creemos en la inmersión lingüística, en la exposición diaria a otra lengua a través de momentos que compartiremos con un profesional de la educación nativo, que solo nos hablará en su lengua materna.  Nos acompañará en distintos momentos del día, puede ser en la comida, otros en la actividad, en el patio… los niños podrán vivenciar diferentes situaciones de la vida cotidiana, en otro idioma, de una manera natural.   

Por las tardes se realizan propuestas de talleres, lo que llamamos Trabajo por talentos donde se trabajan contenidos extra curriculares (arte, música, teatro…), desde el juego libre, con grupos heterogéneos, con la riqueza de aprender con niños y niñas de cursos superiores y que nos ayudará en el paso a la etapa de Primaria.    

Todo el trabajo que realizan los alumnos y alumnas se documenta y tiene un lugar de exposición. La documentación es nuestro sistema de evaluación.  Hace visible el proceso de aprendizaje para los niños, padres y profesores.  Supone recuperar la memoria de algo hecho, volver a verlo, recordar, hacer un recorrido por lo aprendido. Es una forma de poner en valor el proceso, no el producto, un proceso que también será recogido en informes cualitativos trimestrales.